¿Cómo hacer frente a los problemas? Estrategias de afrontamiento.

En psicología, hablamos de estilos de afrontamiento para hablar de las estrategias cognitivas (pensamiento) y conductuales que las personas ponemos en marcha para hacer frente a un evento, que puede ser interno (una preocupación, por ejemplo) o externo (un problema con alguien).


Un problema muy frecuente que los psicólogos vemos en consulta, está relacionado con que los pacientes ponen en marcha estrategias que a veces no se ajustan a la realidad del problema, y con ello no consiguen la solución, generando estrés, ansiedad y frustración de forma crónica. Esto, puede acabar desembocando en trastornos de ansiedad o depresión.


Cuando hablamos de afrontamiento es muy importante tener en cuenta que no sólo nos referimos a la solución del problema en sí, sino también a la gestión de las emociones que surgen en estas situaciones problemáticas.


3 Tipos de estrategias de afrontamiento:


Afrontamiento activo o centrado en el problema:


Se denomina afrontamiento activo porque se centra en la búsqueda de soluciones que ayuden

a eliminar o reducir el problema a través de acciones directas que puedan cambiar la situación o reducir las consecuencias que se deriven de ellas.


En general es un estilo de afrontamiento útil para situaciones en las que podamos influir sobre el problema y ejercer cierto control, pudiendo cambiar o eliminar aspectos importantes del mismo.


Ejemplos de este tipo de afrontamiento serían buscar información sobre el problema, sentarse a analizar la situación para barajar un abanico de posibilidades a la hora de solucionarlo, organizar el "plan de acción", llamar para concertar citas en las que podamos gestionar el problema, ponernos en contacto con una persona con la que tengamos un conflicto para aclarar las cosas y buscar una solución, pedir ayuda a quien pueda ofrecernos una solución, etc.


Afrontamiento pasivo o centrado en la emoción:



Es un estilo de afrontamiento que se centra en tratar de reducir o gestionar las consecuencias emocionales que resultan de un problema, intentando reducir el impacto emocional que pueda tener sobre nosotros.


Es un estilo de afrontamiento adaptativo para situaciones que no podemos evitar o para situaciones que se escapen a nuestros recursos o nuestra capacidad de gestión.


Ejemplos de estrategias de este tipo serían por ejemplo la búsqueda de apoyo y comprensión, el desahogo, rezar o tratar de buscar la aceptación personal del problema centrándonos también en lo positivo que podamos extraer del problema.


Afrontamiento evitativo:


Es el tipo de afrontamiento más disfuncional, ya que bloquea nuestra capacidad de gestionar y dar respuesta a los problemas. Se centra en tratar de evitar el problema poniendo nuestra atención en otras cosas para no pensar en él, esperando a que se resuelva por sí mismo.


En general, las estrategias empleadas en este estilo de afrontamiento suelen ser la negación del problema, el consumo de sustancias, el uso (fingido) del humor para restarle importancia o la distracción constante para mantener la mente ocupada y no tener tiempo de centrarnos en aquello que nos preocupa.


¿De qué depende el uso de un estilo de afrontamiento u otro?


Lo saludable es que los estilos de afrontamiento dependan del análisis de la situación concreta que nos toque gestionar. Como hemos visto, no hay un estilo de afrontamiento por excelencia sino que depende de la naturaleza del problema. No obstante, es frecuente ver en consulta, como algunos pacientes usan de forma exagerada o como único recurso un estilo concreto de afrontamiento que tratan de aplicar a todas las situaciones. Esto puede ser debido a muchos factores:

  • Experiencias previas difíciles.

  • Estilos educativos, especialmente la sobreprotección o los estilos muy autoritarios.

  • Aprendizaje vicario: Esto se refiere al aprendizaje que se obtiene a partir de ver cómo otras personas importantes para nosotros afrontan los problemas, tomándolos como referencias, tanto para bien, como para mal.

  • Personalidad.

  • etc.


Recuerda que si tienes alguna consulta o consideras que la gestión de los problemas o las preocupaciones está dificultando tu bienestar e interfiere en algún área importante de tu vida, puedes sacar cita en el 637 298 996 o en la página de CONTACTO.



#estilosdeafrontamiento #soluciondeproblemas #afrontamientoactivo #afrontamientopasivo #bienestaremocional #autoestima #dependenciaemocional #AlejandroMarinPsicologia #Psicologoenronda #problemas #soluciones #saludmental #salud #bienestar


 

Alejandro Marín Rojas

Psicólogo general sanitario

Colegiado número: AO-10407