FORTNITE: La nueva adicción en niños y niñas.

El videojuego Fortnite se ha convertido en una nueva preocupación para padres y madres. Los hijos e hijas cada vez pasan más tiempo encerrados en casa haciendo uso de las tecnologías y viendo como otras muchas áreas de sus vidas como los estudios, el deporte, la familia o las relaciones sociales van quedándose de lado.


Adicción a videojuegos Alejandro Marín Psicología
La adicción a los videojuegos ha sido incluida como patología en la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido recientemente, y por primera vez la adicción a los videojuegos como un problema de salud, por lo que sería importante aclarar:



¿En qué consiste la adicción a los videojuegos?


La adicción a los videojuegos, como cualquier otra adicción, consiste en la dependencia de cualquier estímulo para conseguir sensación de placer o de bienestar. Lo que además implica un gasto de tiempo excesivo en llevar a cabo dicha tarea que acaba provocando el abandono de otras áreas importantes de la vida, como la académica, la familiar, la deportiva etc.

Todo ello, lleva asociado un deterioro en el desarrollo de capacidades necesarias para gestionar emociones, afrontar problemas, asumir responsabilidades, desarrollas las habilidades sociales, etc.



¿Por qué resulta Fortnite un juego tan adictivo?


Hay varios elementos que contribuyen a que éste, como otros videojuegos del estilo, tengan una gran capacidad para generar adicción:

  1. Se refuerza la repetición. Esto se lleva a cabo mediante pequeñas recompensas que el juego otorga a aquellos que se conectan de forma repetida y reiterada a lo largo del día.

  2. Va aumentando la dificultad de forma gradual. Lo que proporciona una sensación continua de reto.

  3. Tiene un componente social. Esto es así porque da la posibilidad, bien de jugar solo, o bien de jugar en grupos de hasta 4 personas, que pueden estar en contacto continuo a lo largo de las partidas. Esto además se fomenta mediante la creación de papeles dentro de dichos grupos que hacen a sus miembros "imprescindibles", pues al faltar alguno de ellos queda el equipo incompleto o "cojo".

  4. Tiene un mecanismo de refuerzo intermitente como las máquinas tragaperras. Esto quiere decir que hay múltiples ocasiones en que al jugar no se obtienen los resultados, las armas o los premios deseados, pero con la insistencia, antes o después puede aparecer aquel elemento que tanto se desea (distintas armas, etc). Es el mismo mecanismo que se emplea en las máquinas tragaperras, las cuáles tienen una altísima capacidad adictiva.

  5. Es muy sencillo de acceder a él. Está disponible para todos los dispositivos: Ordenadores, consolas, móviles, etc. Lo que supone que en cualquier momento y en cualquier lugar puedes conectarte.



¿Cómo puedo saber si mi hijo o hija tiene un problema?


Las señales principales a tener en cuenta son varias:

- En primer lugar hay que tomar conciencia del tiempo que se dedica al videojuego y a costa de qué otras actividades.

- La segunda sería la de ver si se está dando de lados o se está bajando el rendimiento en otros aspectos de la vida del menor.

- Por último es muy importante prestar atención a las reacciones y los comportamientos cuando no se puede jugar, ya sea por prohibición, por establecimiento de límites, o bien porque no hay disponibilidad del juego (calle, vacaciones, etc.)

Normalmente, las personas que empiezan a tener problemas de este tipo se muestran irascibles o con falta de control. Por lo que, una buena señal sería apreciar si existe en el niño/a capacidad de control o de renuncia del estímulo, en este caso, el videojuego.


¿Cómo podemos prevenir el problema?


Sin duda alguna, la mejor forma de prevenir el problema es estableciendo un sistema de normas en casa, que si bien no deben ser muy rígidas, es importante que si sean capaces de estructurar la situación.


En muchas ocasiones el abuso de las tecnologías es tolerado porque de esta forma al estar distraídos los niños/as, no están "dando ruido", por lo que bajamos las defensas y nos volvemos más permisivos de lo debido.


Creando una serie de normal, responsabilidades ineludibles y limitando el uso y la disponibilidad de la tecnología en determinadas edades podemos prevenir este problema y las negativas consecuencias que vienen tras él.


En el caso de que el problema ya se haya desarrollado, sería aconsejable que se buscara ayuda de un psicólogo para que nos ayude a gestionar la situación.


#fortnite #alejandromarinpsicologia #adiccion #videojuegos #psicologoenronda #salud #U19